Bad feminist de Roxane Gay

18813642

El rosado es mi color favorito. Solía decir que mi color favorito era el negro para sonar interesante, pero es el rosado—todas las tonalidades de rosado. Si tengo un accesorio, probablemente es rosado. Leo la revista Vogue, y no lo hago de forma irónica, a pesar de que podría parecerlo. De hecho, he visto la película "Edición de Septiembre"
En estos divertidos y perspicaces ensayos, Roxane Gay nos lleva a través de un viaje de su evolución como mujer de color mientras que a la vez lleva a sus lectores en un paseo por la cultura de los últimos años y comentando el estado del feminismo de hoy en día. El retrato que emerge no es sólo el de una increíble y perspicaz mujer que continuamente crece para entenderse a sí misma y a nuestra sociedad, sino también de nuestra cultura.
Mala Feminista es una aguda, divertida y directa forma de ver las cosas en donde la cultura que consumimos se convierte en quienes somos, y una inspiradora forma de llamar a las armas porque todavía tenemos que mejorar. 

Sinopsis traducida por CalypK

“I’m on the pill because I like dick.”

Terminado de leer 10/07/2017

Tuve tiempo de poner mis ideas en orden antes de comenzar a escribir esta reseña. Y no sé exactamente qué les voy a contar acerca de este libro. Porque dije que tuve tiempo, no que lo hubiese aprovechado.

En un punto tenía pensado escribir mis propias confesiones como mala feminista, que son un buen, lo que me hizo replantear mi estatus como feminista, no tanto por el ideal (que ese si está clarísimo) sino por mis circunstancias como persona que es o quiere ser feminista. Al final decidí que sí me gustaría compartir esas circunstancias, que probablemente no consigan granjearme el título/etiqueta de feminista.

Y la cosa va así:

¿Soy? Quiero ser feminista, pero a mis twentysomething sigo viviendo con mis padres. ¿Debería irme a vivir bajo un puente para ser una feminista a capa cabal?

¿Soy? Quiero ser feminista, pero a mis twentysomething mi padre, mi oh, odiado padre (a según él porque en lo que a mí respecta tal vez exista un resentimiento, pero más que nada es sentimiento de traición, ¡me fallaste, bitch!) todavía me mantiene. Paga mi comida, medicinas, pasajes, la renta del móvil, me tiene bajo su techo y en añadidura: lo apreciaría si lo hiciera por mí (y mi culo fracasado) pero sólo lo hace porque teme del qué dirán si echa a la calle a su hija "enferma de los nervios" porque creo que ni siquiera sabe lo que tengo (trastorno depresivo) y en IMO también creo que sigue pensando que estoy poseída por un demonio. Además suena como muy feo decir que un pariente cercano padece un trastorno mental. Sigo pensando que no hay trastorno mental que costear que valga, como feminista debería irme a vivir debajo de un puente. 

“Real feminists earn a living, have money and means of their own.”

¿Soy? Quiero ser feminista, pero además de ser la mantenida de mi padre, TODAVÍA "cuento" con él. Es del tipo que tengo que llenar X planilla y me piden un teléfono de alguien a quién llamar en caso de emergencia y coloco su número. Detesto el hecho, pero el tipo tiene capacidad resolutiva, mi madre es del tipo que sólo hace lo que le dicen que haga y nada más, no es del tipo con iniciativa y tipo que pasa algo y no hace nada, "lo que pasó, pasó" y psé mi hermano mayor tiene familia, ¿amigos? r u kidding me? 

Me destrozó esta certeza particularmente cuando tuve que pedirle ayuda cuando un tipo me agredió físicamente y como mi voz no cuenta, y hombre sólo escucha a otro hombre, psé tuve que pedirle auxilio a él, porque oh, pobrecita de mí indefensa no puedo hacer nada cuando un hombre decide usar su fuerza física contra mí. 

¿Soy? Quiero ser feminista, pero a mis twentysomething, y desde el 2014 que me gradué, no tengo un empleo (sí, esta es la raíz de mi papel como mantenida) Llegado el momento renuncié incluso a la idea de conseguir un empleo dentro de mi área de estudio, y partir de allí he considerado desde la fast food (la que resuelve) hasta el trabajo de obrera en alguna empresa manufacturera, que aunque no hay nada de indigno en ninguno de estos empleos, una hace años de estudio con la ambición (¿sueño, esperanza?) de conseguir un empleo dentro de dicha área de estudio ¿ilógico, no? O al menos así parece ser en una economía de por sí mala, en crisis. Cuando encuentre el puente apropiado para vivir bajo él, mearé en todo sus alrededores para marcar mi propiedad.

Y como también soy mundana, también lo son el resto de mis confesiones:

¿Soy? Quiero ser feminista, pero me gustan las revistas de moda (y no de forma irónica) de hecho me gusta la Vogue, y si contara con los recursos económicos (el vil cash) la compraría sin falta. Me viene esto de que me gustan las cosas bonitas y aunque de contenido es poco lo que estas revistas traen, me gusta ver las imágenes poco realistas y obscenamente lujosas y... soñar. También me gusta la moda, aunque carezco de buen gusto, y again del cash, para granjearme un estilo de vida de acuerdo a esta afición. 

¿Soy? Quiero ser feminista, pero me gusta la moda, sí ya lo había dicho, pero lo reafirmo, de hecho me gusta tanto que me gustaría escribir de moda, leer de moda, diseñar modas, hablar de modas... ME GUSTA LA MODA, JODER, que mi feministometro está marcando menos cero ahorita mismo. 

¿Soy? Quiero ser feminista, pero me gustan los personajes (hablamos de ficción, of course) PROBLEMÁTICOS, sino es que malvados y/o los VILLANOS. La cosa va desde Lord Voldemort, (incluso he leído fanfiction donde se shippea a Tom Riddle con Hermione Granger) pasando por Draco Malfoy (sí, soy Dramionera) y no nos olvidemos de Itachi Uchiha (y el ItaSaku) que por favor, yo lo amaba cuando no era una versión retorcida de Jesucristo el redentor. Y como no se dejan los viejos hábitos, ahora bebo los vientos por Kylo EMO Ren, y sí, shippeo Reylo. La cosa es que sí, romantizo a las lacras y o medianamente lacras y,



Ya pueden comenzar la golpiza con sus ejemplares del Segundo Sexo de Simone de Beauvoir, mis señoritas/señoras feministas. 

*Abre inciso* Hice una pausa para releer lo que había escrito y por dioh, que banal soy, demasiado para alguien que no tiene un bolívar a su nombre. *Cierra inciso*

¿Soy? Quiero ser feminista, pero me (siguen) gustando cosas problemáticas, como esto:


En mi defensa diré que quiero pensar que el mensaje principal de la canción es que la gente (homosexual y no homosexual) salgan de sus proverbiales closets.

O esto: 


Nótese que tenemos a un tipo que te dice que no te metas con él, porque de perjudicarlo de alguna manera sería peligroso para ti, y sí, se supone de que estamos hablando de una relación romántica. Y el argumento final: No lo dejes "porque nunca te maltrató" porque te debe gustar alguien sólo por portarse como gente decente contigo, dos palabras: POR-FAVOR. Y antes de que me arrojen a los leones sólo diré que: me gusta la voz del tipo que hace los coros y la temática "espacial" de la canción. Es que las cosas espaciales me pueden, joder. 

Creo que en este punto ya deben haber cancelado mi carnet feminista

Y como me gustan las cosas problemáticas con retroactivo, por aquí les dejo esto:


Siempre me inclino a los cover, y si no fuera por los cover, no me hubiese dado cuenta quizá de lo problemática que es esta canción, la original y el susodicho cover, que bueno, mi inglés está lejos de ser chungo y lo entiendo cuando me lo hablan despacito (no trataba hacer una alusión a la canción de Fonsi, en serio) y susurrante. 

Muy que nos movíamos al ritmo movidito de la canción original, psé bueno, que el arte refleje comportamientos problemáticos (no haciendo critica sino romantizandolo) no es de ahora, sino que hay antecedentes; no sé ustedes, pero que una canción me esté diciendo: te voy a obtener de una forma u otra, te sigo cuando vas en el bus a ver con quién andas y veo si estás en casa y again con quién andas es altamente PERTURBADOR

Vade retro Satana. 

Y esa mierda la disfrutamos, yo lo hago, como he dicho romantizo lo problemático: estamos ante una cultura que nos insta a romantizar estas mierdas.  

Y como quiero que les quede claro lo echadita a perder que estoy, les dejo otra joya: 


Ay, esto me da sentimiento porque bien que me imagino a muchos padres, no los míos porque ellos no pasan de pollito: chicken, dedicando esta canción en sus tiempos, dedicando que: cada vez que respires, te muevas o cada paso que des TE ESTARÉ OBSERVANDO,

Y después dicen que los millennials somos los jodidos de la cabecita.

Pero como había que volver la ofensa definitiva, nos lanzan este: ¿cómo no puedes ver QUE ME PERTENECES?
Y se supone que esto era (y sigue siendo) romántico en su momento.

Pero la cosa es que sí, esto suma parte de mis pecados como mala feminista o mujer que quiere ser feminista pero tiene muchas flaws. Pero puedo reconocer que romantizo toda esta mierda, pero la romantizo dentro de la ficción, puedo decir que tengo los años y el criterio como para no hacer que algo de esto transcienda a la vida real, mi (o lo que tengo yo que llamo vida) vida real.
No todos pueden decir lo mismo, lo cual refuerza lo problemático de estas expresiones artísticas. Existen poblaciones susceptibles, las llamadas masas, que se comen y compran todo lo que ven y/o oyen como se tragan la religión y lo asumen como estilo de vida. He allí lo realmente problemático.

¿Pero no decía yo que me que mi feministometro marcaba menos cero? Bueno, el pobre ya se reventó pero de lo bajo que marcaba, ¿qué puedo decir?


Y no he olvidado que esto iba de mis confesiones, pero que lo problemático da morbo y se alarga.

¿Soy? Quiero ser feminista, pero me gusta afeitarme las piernas, bueno de gustarme no, tampoco. PERO: me gusta la sensación sedosa de las carnitas de mis piernas sin vello cuando estoy en mi cama y las deslizo una contra otra y entre las sábanas. Hablando claro: me gustan los resultados, no el procedimiento. Porque de la afeitada es un fastidio estar pendiente que a los tres días ya tienes vello de nuevo y estar allí pendiente de eliminar al maldito y como soy torpe (y nada de lo producido en la Revolución Bonita sirve) termino cortada y desangrándome y no por lo que me corresponde como mujer precisamente. 

Prefiero de hecho la depilación, pero hello Revolución Bolivariana my all friend, la escasez alcanzó la cera depilatoria y ya no se consigue. 

There is an essential feminism or, as I perceive this essentialism, the notion that there are right and wrong ways to be a feminist and that there are consequences for doing feminism wrong.

Essential feminism suggests anger, humorlessness, militancy, unwavering principles, and a prescribed set of rules for how to be a proper feminist woman, or at least a proper white, heterosexual feminist woman—hate pornography, unilaterally decry the objectification of women, don’t cater to the male gaze, hate men, hate sex, focus on career, don’t shave. I kid, mostly, with that last one. This is nowhere near an accurate description of feminism, but the movement has been warped by misperception for so long that even people who should know better have bought into this essential image of feminism.

*Abre inciso* Malditos todos, en serio, una pasa arrecheras por ser feminista y ser consciente de las mierdas diarias del patriarcado y de pasadita las 99 arrecheras más que se pasan por culpa de Maduro, por dioh, give me a fuckin' break. *Cierra inciso*

I resent how hard I have to work to be taken seriously, to receive a fraction of the consideration I might otherwise receive. Sometimes I feel an overwhelming need to cry at work, so I close my office door and lose it.

¿Soy? Quiero ser feminista, pero no sé nada de autos. Ese es un misterio, un universo desconocido para mí. Siempre me dicen, fulano tiene el auto tal, marca tal, es bueno por esto, aquello y el otro y yo sólo me quedo como ciervo frente a las luces de un auto y sólo asiento como tonta. De hecho, nunca he encendido un auto, nunca he tenido un auto. Autos y yo no será un happily ever after.

¿Soy? Quiero ser feminista, pero soy un cero negativo en cuanto a cualquier deporte. FútbolBéisbolBasquetball, esas tres Marías son un laberinto para mí. Si juegan los equipos de mi país o mi ciudad los apoyo y ovaciono, ¿pero me entero de algo de lo que sucede durante los partidos? NOPE. Creo que me viene desde que siempre he sido torpe y descoordinada y con sobrepeso, dude, no les miento cuando les digo que las pelotas siempre encontraban como objetivo mi cabeza. Era bien lastimoso de ver, hablando claro. 

The right way to be a woman is to be thin, to wear makeup, to wear the right kind of clothes (not too slutty, not too prudish—show a little leg, ladies), and so on. Good women are charming, polite, and unobtrusive. Good women work but are content to earn 77 percent of what men earn or, depending on whom you ask, good women bear children and stay home to raise those children without complaint. Good women are modest, chaste, pious, submissive. Women who don’t adhere to these standards are the fallen, the  undesirable; they are bad women.

Y creo que esas serían más o menos todas mis confesiones, excepto por una, no estaba muy segura de compartirla. Pero si ya les he hablado de mis trastornos mentales y mis daddy issues, ya prácticamente no hay algo que pueda exponerme más.

*breathes*

¿Soy? Quiero ser feminista, pero me gustaría ser madre. La cosa es que cuando lo preguntan siempre digo que no, pero es de dientes para fuera, porque en teoría no quiero ¿o no debo? ser madre, es decir, vengo con mucho equipaje, y pues la verdad tengo miedo, tengo un miedo terrible a joderle la vida a una criatura inocente. Eso, quisiera ser madre pero tengo mucho miedo de cagarla como mi padre la cagó conmigo y además está el asunto de mis issues mentales, que temo que a pesar de lo mucho que me esfuerce siempre este aspecto de mí conseguirá interponerse y afectar cualquier relación que trate de establecer. No me dan miedo las relaciones sentimentales porque para mí, según la persona que soy, no me quitan el sueño, pero tener familia, tener amigos. Me destroza pensar en defraudar a alguien que me importe. 

Y como ya esto se puso sombrío, y no se trata sobre mí, ¡HABLAMOS DE BAD FEMINIST!

In truth, feminism is flawed because it is a movement powered by people and people are inherently flawed.

Lo primero que tengo que decir acerca de este libro, es que es el libro más citable que leído en un buen de tiempo. Que menos mal no creo en los post it o tengo el libro en físico, sino... Pero en serio, no creo en los post it-terminan dañando los libros a largo plazo.  

Lo segundo, es que realmente parece ser que la única forma de que se hable de POC (y haya interseccionalidad en un libro feminista) es que la propia gente de color escriba sus textos, ni hablar que la señora Gay lo hace de forma magistral. Lo que me recuerda esto de que los autores primero hablan de lo que conocen, pero los buenos autores escriben de lo que conocen y más, Oña Roxane misma nos dice esto pero en sus tantas contradicciones que ella reconoce como mala feminista, espera que un libro acerca de trastornos alimenticios y cuestiones de sobrepeso esté escrito, psé, por una persona con sobrepeso que sepa de primera mano lo que es lidiar con esto. 

When feminism falls short of our expectations, we decide the problem is with feminism rather than with the flawed people who act in the name of the movement.

Me gustó mucho que Oña Roxane haya optado por referirse a casos concretos dentro de la cultura pop "actuales" (más en el momento en que se publicó el libro que ahora) para poner en contexto muchas problemáticas que iban desde la heteronomartiva hasta Orange is the new black

Hubo algo que me llamó particularmente la atención y es que esta autora, también abiertamente admite que gusta de personajes problemáticos. De hecho, en algún momento la cosa degenera en la autora tratando de reivindicar el personaje de Amy de Perdida de Gillian Flynn, en este punto me quedé más o menos así. 



Ciertamente Amy es un personaje problemático, pero al menos a mí no me llegó con su feminismo o con su carisma de psicópata. 

Por eso aunque queramos "seguir" a ciertas figuras feministas, dentro del mismo ensayo y error y lo que la propia Roxane reporta que el movimiento está lleno de personas imperfectas, hay que aplicar la de no poner a estos personajes en pedestales feministas, no es sano para ninguna de las dos partes. La decepción es mutua cuando choca con la realidad. Todos estamos llenos de opiniones y no siempre estas opiniones van a coincidir. 

When these figureheads say what we want to hear, we put them up on the Feminist Pedestal.

Por cierto, esa era nueva, hasta ahora sólo conocía el feministometro y el carnet feministaPedestal Feminista va para mi lista de recursos con los que argumentar cuando esté aburrida por twitter.

Roxane Gay no se olvida por supuesto de lo flawed que estamos y no pierde la oportunidad de hablar del feminismo burgués y de los privilegios: tenemos que aceptarlos, tenemos, no todos, pero sí ciertos privilegios. 

Privilege is a right or immunity granted as a peculiar benefit, advantage, or favor. There is racial privilege, gender (and identity) privilege, heterosexual privilege, economic privilege, able-bodied privilege, educational privilege, religious privilege, and the list goes on and on. At some point, you have to surrender to the kinds of privilege you hold. Nearly everyone, particularly in the developed world, has something someone else doesn’t, something someone else yearns for.

Al menos yo pude obtener una educación completa que además de ayudarme a construirme, me dio criterio. Educación que parte del estatus económico de mis padres, que si bien no son ricos o de clase media (la Revolución acabó con eso de la clase media) tenemos comida, se nos pudo proporcionar, como ya mencioné: educación, tenemos este estatus que nos permite tener acceso a internet, teléfono, televisión por cable y un techo sobre nuestras cabezas. Soy heterosexual, cis y no estoy racializada, a pesar de lo mucho que intente el primer mundo racializar a los latinos, entérense: latinos no es una raza. Por otro lado no soy delgada, soy mujer y pobre y mi salud está lejos de ser perfecta, pero como no vamos a jugar a las Olimpiadas de los Oprimidos, allí lo dejamos. 

What I remind myself, regularly, is this: the acknowledgment of my privilege is not a denial of the ways I have been and am marginalized, the ways I have suffered.

Algo que me llegó y me alcanzó muy personalmente de esta autora y su escritura, es las experiencias particulares que dicha autora ha sufrido, para bien o para mal, al día de hoy. Soy una chillona certificada, y el guarapo se me volvió pura agua cuando Roxanne relata los hechos que sufrió al ser WOC en un país de blancos, sus issues con la comida, el porqué de sus issues con la comida: ese hecho desgarrador que ninguna mujer (o ser humano, pero la mujer es la víctima por excelencia de la violencia sexual) tendría que sufrir. 

I also have to be a good loser because I lose a lot.

Me parece que gracias a su feminismo la Oña Gay consigue si no exorcizar todos sus demonios, al menos mantenerlos a raya. Ciertamente es descorazonador ver que personas tan excelentes y que procuran el bien del prójimo hayan tenido que sufrir de manos de ese mismo prójimo. La verdad sea dicha, encuentro inspiradora a esta mujer, probablemente no la ponga en Pedestal Feminista porque eso NO se hace, pero como persona sí puedo decir que la admiro y mucho. Es que además de todo tiene una visión tan optimista y tan no sé ¿permisiva? con las cosas trash, es tan light, que en verdad aspiro a ese nivel de Las-Mierdas-del-Patriarcado-Me-Resbalan algún día, porque mientras lo que se pasa es arrechera, gente que lee. 

En su parte mas lúdica la Oña Gay me recuerda mucho este meme: 

Así es como se percibe Roxane Gay, lo cual me hace querer abrazarla y decirle: no, eres una ternurita y un completo cinnamon roll.

Así es como en realidad es Oña Roxane Gay

Y como esta señora lo que tiene es clase, incluso destruye a la Moran (que sí, fue mi primera lectura feminista, pero tiene sus flaws) y de forma que no se hunde en lodo, porque nos dice lo que ya sabemos: la Moran por mantener su comicidad hace bromas que denigran a la comunidad trans y su feminismo blanco de primer mundo carece de enfoque, hablando claro, a la Moran le falta es interseccionalidad y que consiga un humor feminista que no sea denigrante para terceros. 

También pasamos por las cincuenta sombras, que según nos explica esta Oña, es de hecho un cuento de hadas con una mala research en Google del BDSM, porque, ¿qué nos enseñan los cuentos de hadas? que nos conseguimos un príncipe rico que nos resuelve la vida y a cambio tenemos que renunciar a algo. ¿No tenía la Sirenita (de la versión Disney) que renunciar a su voz y luego a su vida en el mar por casarse con el príncipe? ¿No tienen que pasar las heroínas por una serie de dificultades y perder algo de sí mismas para que la recompensa sea el apuesto príncipe?

Creo que ya lo he mencionado, pero lo reafirmo: el arte siempre ha romantizado conductas y patrones problemáticos, no es nuevo gente. Sólo que ahora tenemos los medios para hacer sentir que esta mierda no nos hace sentir cómodos y está mal que esto sea idealizado. 

Y también llegamos a la rape culture, que está tan presente en nuestro día a día que si dijéramos algo cada vez que somos expuestas a ella, nos quedaríamos sin gente con la que hablar y de pasadita encerradas porque cómo olvidar que todas las feministas estamos locas.  

When I dismantled his pseudotheories, he said, “You’re some kind of feminist, aren’t you?” There was a tone to his accusation, making it clear that to be a feminist was undesirable.

Sin ir muy lejos, recuerdo un día luego de que saliera de mi clase de francés (acabábamos de tener un examen) y con mi grupo de compañeras (mientras íbamos a la parada de autobús) discutiéramos lo difícil que estuvo el examen y en determinado momento una de ellas dijo algo como esto: ese oral (la parte oral del examen) estuvo fue violador.

We have also, perhaps, become immune to the horror of rape because we see it so often and discuss it so often, many times without acknowledging or considering the gravity of rape and its effects. We jokingly say things like “I just took a rape shower” or “My boss totally just raped me over my request for a raise.” 

Llega un momento en que ya ni qué y decides hacer como si tal, seguir caminando y continuar con tu vida llena de mal rollo reprimido. 

Creo que me quedo corta, porque hay tantas cosas que son dignas de discusión dentro de este libro, sobre todo de cultura pop, por dioh, la cosa va desde The Help (La película y libro), hasta Blurred Lines (La canción) hasta la controversial Orange is the new black, que con todo lo diversa que es, explota vilmente ese factor diversidad mientras coquetea con la brillantez y la mediocridad. 

I’m tired of feeling like I should be grateful when popular culture deigns to acknowledge the experiences of people who are not white, middle class or wealthy, and heterosexual. I’m tired of the extremes.

Me despido con estas citas y con la esperanza que a pesar de ser una persona con muchas flaws, algún día seré capaz de abrazar la etiqueta feminista con total propiedad.

I openly embrace the label of bad feminist. I do so because I am flawed and human. I am not terribly well versed in feminist history. I am not as well read in key feminist texts as I would like to be. I have certain . . . interests and personality traits and opinions that may not fall in line with mainstream feminism, but I am still a feminist.


I embrace the label of bad feminist because I am human. I am messy. I’m not trying to be an example. I am not trying to be perfect. I am not trying to say I have all the answers. I am not trying to say I’m right. I am just trying—trying to support what I believe in, trying to do some good in this world, trying to make some noise with my writing while also being myself: a woman who loves pink and likes to get freaky and sometimes dances her ass off to music she knows, she knows, is terrible for women and who sometimes plays dumb with repairmen because it’s just easier to let them feel macho than it is to stand on the moral high ground.


Feminism is a choice, and if a woman does not want to be a feminist, that is her right, but it is still my responsibility to fight for her rights.


We should all be in this together, right? One of my favorite moments is when a guy, at that certain point in a relationship, says something desperately hopeful like, “Are you on the pill?” I simply say, “No, are you?”


“Only in America can a dead black boy go on trial for his own murder.”


No matter what issues I have with feminism, I am a feminist. I cannot and will not deny the importance and absolute necessity of feminism. Like most people, I’m full of contradictions, but I also don’t want to be treated like shit for being a woman.
I am a bad feminist. I would rather be a bad feminist than no feminist at all.


Lo bueno: ¿Todo? Bueno no, que no es un libro perfecto, pero en verdad estoy muy contenta con esta experiencia.

Lo malo: Creo que faltó más contenido lgbt+ hay cierta mención, sobre todo para la denuncia de la heteronormativa. Pero me faltaron casos concretos. Igual de la teoría queer, creo que para leer de queers, tendré que buscarme un libro de este tópico en especifico. 

Lo feo: Nada que reportar.

P.S.: ¿Cuáles son sus confesiones como malas feministas? #JustCurious

Canción para este libro: Rehab de Amy Winehouse, si leen el libro entenderán por qué. 

Comentarios

  1. A mi el termino de mala feminista no me hace gracia porque parte de un montón de estereotipos de lo que es ser feminista, muchos de los cuales los usan los machista para desacreditar la luchas. Ser feminista es querer la igualdad del hombre y la mujer. Punto. Y cuando digo mujer es todas las mujeres, es decir, las de razas no blancas, la que son pobres, las ltb+, las que se depilan como las que no, las gordas, las flacas, a las que les gusta vestir con faltas como a las que siempre van con pantalón, y si, incluso a las machista (aunque sea tan gilipollas para auto-odiarse y que además jodan a las que le hemos ayudado a conseguir derechos.) Cualquiera que busque la igualdad de todas las mujeres es feminista. Ojo, eso no quiere decir que la feminista no tengamos pensamientos machista porque como todo nos han educado en una sociedad machista y deseducarse es muy difícil pero lo que tenemos nosotro/as es que sabemos corregir ese pensamiento de machismo interiorizado. Así que yo no soy ni buena ni mala feminista porque no existe ni buenas ni malas feministas, existen las feministas y punto. Me da igual que haya persona estúpidas que usen mal la palabra. Maduro dice que es demócrata (por poner un ejemplo cercano) pero es claramente un dictador. Así que me da igual que haya una persona que diga ser feminista cuando después odia una mujer porque le gusta el rosa porque esa persona no es feminista.
    Y por ultimo tampoco te hace no feminista el ser mantenía por tu padres, eso es como decir que en el siglo XVIII los negros no quería la igualdad con los blancos porque como era esclavos de un blanco que los mantenía.
    Bueno y este es mi testamento al respecto. Me ha gustado mucho oír tus reflexiones y espero que tu situación mejore.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me ha encantado tu testamento! Psé que te digo, los estereotipos nos han marcado y nos han formado como sociedad, más para mal que otra cosa, pero ahí están. Te cuento una experiencia que tuve el sábado por la tarde, iba yo en el autobús, esperando a que saliera del terminal de pasajeros y terminaba de hablar con mi mamá por teléfono y se han montado dos chicos (que de apariencia dirías que son malandros, o sea delincuentes) *hace inciso: yo soy del tipo que no le gusta juzgar por las apariencias, de hecho cuando alguien me dice, "no, yo cuando veo que se sube alguien con pinta de malandro escondo el teléfono o me bajo del bus" me digo: OK NO. porque me digo, las apariencias engañan y se pueden ver como se vean pero lo que cuenta es invisible a los ojos...* o eso pensaba, ahora ya no sé que pensar porque estos dos chicos, creo que incluso más jóvenes que yo, me robaron el teléfono, con su pinta de malandros me sujetaron, me sometieron con una navaja y psé me robaron, así que pienso en lo que me dices acerca de lo nocivo que son los estereotipos y sé que tienes razón, pero esta experiencia me deja sensible y dolida y pienso en como si quizá me alineara a los prejuicios de esos estereotipos quizá no hubiese sufrido esa experiencia. También me hace pensar a como este tipo de personas quizá, poniendo de lado que de hecho si son malandros, se ven afectadas por los estereotipos a los que están sujetos y simplemente hacen lo que se espera de ellos, no sé qué pensar, se me hace muy noble tu forma de pensar, ahorita con esto no sé como sentirme, no cuando estoy expuesta (por el momento que atraviesa mi país) a tanta violencia y corrupción. En mi país tenemos un decir y es: el venezolano resuelve, y para mí estos chicos simplemente resolvieron hacer el mal.

      Gracias por tus deseos, yo también espero que sí, porque a pesar de esto que te acabo de contar siento que debo tenerle fe a mi país. Son tantas cosas, eso sí, pero una trata de mantenerse en pie.

      Eliminar
    2. Siento con todo mi corazón lo que te ha pasado. Entiendo lo que sientes y si, en algunos casos los estereotipos son correctos puede que por auto-imposición aunque la verdad prefiero no justificar para nada a tus ladrones.
      Me alegro que a pesar de todo sigas teniendo fe, eso demuestra una buena inteligencia emocional .
      Saludos y espero que Venezuela mejore.

      Eliminar
    3. Again, gracias por tus deseos, nos ayuda mucho que de fuera sepan lo que pasa acá y nos tengan en cuenta.

      Eliminar

Publicar un comentario